Etiquetas

viernes, 3 de marzo de 2017

Nuevamenti en Marruecus

Van pasandu las semanas y entovía nu hei palráu al tentu el mi últimu viaji a Marruecus.
D' hoi nu pasa. Qué iḍil? To un luju, un auténticu privilegiu habel puíu compartil unus diínas con espacius naturalis y humanus únicus e inolviabris: las montañas nevás 'el Atlas, el valli d' Ourika con las sus aldeínas, Ouarzazate, Agdz, el inmensu palmeral 'el Valli 'el Draa, los llanus semidesérticus arrodeáus de montis d'atardecías naranjas , las Kasbash de N'kob, los grabáus rupestris de Tazzarine con imágenis d'animalis de vegetación abondu (jirafas, elefantis, felinus...) de tiempus relativamenti remotus, las dunas, las pistas d'esquí renti Marrakech a tupil de contrastis, los ḍagalinus vendiendu nuecis u ardillas to asustaínas... y sobri to, el gratu recuerdu de presonas amabris, sencillas, auténticas, dinas, respetabris, humanas y de tratu esquisitu la juerza las ocasionis. Tratu que contrasta  con el ramalaḍu xenófoboidi (esestirá el palabru?) jacia toínu lu que representa lu marroquinu, que percebu a menúu al otru láu 'el Estrechu.  Un sutil, u nu tan sutil, ramalaḍu enllenu de tópicus, prejuicius y mesmamenti disprecius. To hai qu' iḍilu! Vaiga el mi agraecimientu.


photo by antòniu









photo by antòniu

  















  





















  









photo by antòniu












   




video


video


No hay comentarios:

Publicar un comentario